'Un día en la vida de': Testimonios de la comunidad durante el COVID-19

Tres integrantes de la comunidad describen los retos y las oportunidades que han surgido a raíz de la pandemia.
author
BY Equipo Editorial
10.09.20
Tres integrantes de la comunidad describen cómo han vivido el impacto de la pandemia.

Con más de dos millones de integrantes en SABEResPODER y tras recibir miles de llamadas y mensajes de texto en los meses recientes, nos hemos involucrado aún más con los retos y sueños cumplidos de la comunidad al enfrentar la pandemia del COVID-19. A pesar de esta crisis compleja que impacta de distintas formas, descubrimos que al mismo tiempo existen lazos en común que nos conectan a pesar de esas distinciones. Esta es una oportunidad de compartir esos lazos en común que compartimos dentro de la comunidad, en aras de crear una sensación de entendimiento y empatía con nuestros compatriotas viviendo aquí en los Estados Unidos.

Entrevistamos a un grupo de integrantes y resumimos los puntos más importantes que surgieron en estas conversaciones. Dialogamos sobre cómo ha cambiado el balance entre el trabajo y el hogar, los retos de educar a los hijos desde casa, las formas en las que las comunidades se apoyan entre sí y mucho más.

¿Cómo ha cambiado su vida laboral y personal?

Yolanda - Las Vegas, NV: Yo diría que el cambio más grande que me ha impactado en casa y en mi vida profesional ha sido tener a mi hija en casa todo el día. Usamos un programa que se llama Class Dojo para colaborar con los maestros pero es más difícil y complicado de usar que lo que creíamos. Y pues lo más retador es mantener a mi hija enfocada en lo que está haciendo, que no se me distraiga. Ha sido difícil, porque mantener a mi niña enfocada en todas sus actividades y tareas es complicado. Por una parte es mejor que le puedo dedicar más tiempo a su aprendizaje, pero por otra parte creo que los papas no tenemos la capacidad o la paciencia como su educadora la tiene. Hacemos nuestros esfuerzos pero es difícil darle la atención que requiere.

Adriana - San Bernardino, CA: Al principio de la crisis la verdad es que me sentía estresada porque soy muy activa y de pronto todo estaba cerrado. Tuve que reconstruir todas mis rutinas, desde tomar clases de Zumba hasta la forma en la que profeso mi fe. Me considero como una persona muy activa, salgo al trabajo a las 6am, llego al mediodía, como algo para el almuerzo y luego salgo a las actividades de la tarde. Ha sido bien complicado estar encerrada todo el dia. Me sentía muy estresada, pero he tratado de organizar una nueva rutina para estar más ocupada. Por ejemplo, he cocinado más que antes, y eso pues porque ¡antes no cocinaba mucho! (se ríe)

Arnoldo - Dallas, TX: Yo diría que uno de los principales cambios ha sido atender a los servicios de la iglesia de manera virtual, en especial por el tema de la convivencia. Extraño platicar en persona con la gente de la Iglesia después del sermón. Sin embargo somos afortunados en el sentido de que el servicio virtual de la Iglesia está muy bien estructurado y aun virtualmente se siente un ambiente familiar. Por otro lado, mi vida laboral sí fue impactada un poco ya que mis horas de trabajo fueron reducidas. Aunque afortunadamente mi esposa conservó la totalidad de sus horas y mi hijo y mi hija encontraron una manera de ofrecer clases de arte de manera virtual. Ha sido difícil adaptarnos y hemos tenido que apretarnos el cinturón, siendo más estrictos con nuestro presupuesto. Lo que destaco como valioso es que hemos podido pasar más tiempo juntos en familia y hemos podido estar más conectados.

¿Han hecho cosas nuevas que nunca habían hecho antes?

Arnoldo - Dallas, TX: ¡Yo compré un costal de boxeo y comencé a boxear! (se ríe) Solía practicar artes marciales cuando estaba más joven, así que se siente bien volver a hacer algo así, a pesar de que ha pasado algo de tiempo. Por otro lado hemos estado dedicándole mucho tiempo a la casa, poniendo cortinas nuevas, sacando lo que ya no sirve, etc. Se siente muy bien estar productivo dentro de casa.

Yolanda - Las Vegas, NV: Algo que estamos disfrutando mucho mi hija y yo es hacer arte, por ejemplo pintamos piedras. Mi mamá también se une con nosotras y se pone a coser. En general te diría que siento que a causa del Coronavirus se ha disminuido el ritmo ajetreado de la vida. Estoy disfrutando más a mi hija, a mi mamá y a mi esposo. Usamos este tiempo de la mejor manera posible.

Adriana - San Bernardino, CA: He disfrutado probar nuevas cosas que antes no tenía tiempo de hacer, como por ejemplo ver programas en Netflix y YouTube. Además estoy haciendo más ejercicio. Desde que empezó la cuarentena hago ejercicio todos los días.


¿Cuál ha sido el reto más difícil?

Arnoldo - Dallas, TX: No nos atrevimos a pedir ayuda económica del gobierno para no ser considerados ‘carga pública’ y arriesgar nuestra posibilidad de obtener la ciudadanía. Aqui en Dallas aun los abogados cambian de criterio constantemente entre lo que es y no es ‘carga pública’. Tengo conocidos que pidieron ayuda para gastos médicos y su tramite de ciudadania esta en riesgo por representar ‘una carga para el país’. Entonces, para mi y mi familia si el pedir apoyo médico es una carga, entonces pedir desempleo también puede ser carga pública y por eso decidimos no pedirlo.

Adriana - San Bernardino, CA: Lo que yo veo es que el gobierno sí respondió rápidamente, pero desafortunadamente el gobierno Colombiano --mi país de origen-- no. Me preocupa mi familia allá porque hay muchas personas infectadas en Bogotá. El gobierno no está ayudando a la gente en mi país y se han tardado mucho en responder. El no poder estar con mi familia en mi país natal hace que la cosa sea más difícil.

Yolanda - Las Vegas, NV: Ha sido difícil y francamente deprimente el no poder salir, pero hemos encontrado formas de adaptarnos. Cuando estamos desesperados por no poder salir y que la niña tiene mucha energía - hay una montaña cerca de aquí y salimos en el coche para tomar un poco de aire donde no hay gente.


¿Qué es lo que más le ha tomado por sorpresa durante esta crisis?

Yolanda - Las Vegas, NV: Manejar por el strip de Las Vegas y verlo totalmente vacío y pensar en todas las familias afectadas que dependen de las diferentes fuentes de empleo que la zona hotelera ofrece a toda la comunidad hispana.

Arnoldo - Dallas, TX: Ver la forma en la que la gente se apoya entre sí. La Iglesia ha ayudado a los feligreses que han perdido sus trabajos, que no tienen dinero o comida. He visto que la comunidad comparte alimentos gratuitamente y se ayudan los unos a los otros. Hasta he visto a gente que aún apoya a sus restaurantes favoritos semana con semana, para asegurar de que puedan sobrevivir la pandemia. Creo que eso es verdaderamente increíble.

Ideas para ayudar a los demás durante la pandemia

Como ha leído, este tiempo de crisis es uno que conlleva retos y también presenta nuevas oportunidades. Integrantes de la comunidad comparten que han tenido muchas pérdidas, y después han encontrado nuevas oportunidades. Y también hemos escuchado de integrantes que pensaban que todo estaba en orden, para después darse cuenta de que se enfrentan a retos aún más fuertes que antes. Afortunadamente esta crisis ha unido a la gente y así como lo dijo Arnoldo, ha creado momentos de generosidad y amabilidad formidables.

En SABEResPODER creemos que el ímpetu de dar, de compartir y de ayudar vive en todos nosotros y queremos pedirle: tómese un momento para ver cómo puede ayudar a quienes le rodean.

Aquí le dejamos algunas sugerencias de formas en las que puede ayudar:

  • Ofrézcale ayuda a las personas de la tercera edad en el área donde vive, que puedan tener dificultades en recibir víveres. La próxima vez que vaya de compras, aproveche la vuelta y surta algunas de las necesidades de sus vecinos que no pueden velar por sí mismos.
  • Done comida o dinero a su centro comunitario u organización caritativa local.
  • Converse con quienes vea estén atravesando por tiempos difíciles, en particular por el aislamiento. Dedíqueles tiempo, hasta puede hacer esto de forma virtual. Por ejemplo, hay organizaciones que se dedican a pasar tiempo y conversar con personas de la tercera edad para que no se sientan solos. Buscan voluntarios para hacer llamadas a sus clientes, por lo que no tiene ni que salir de casa para apoyar.
  • Ofrezca clases virtuales a sus amigos y familiares sobre algún tema del que sepa mucho. O simplemente ofrezca leerles en voz alta (y darle a sus padres un respiro).
  • Contacte a su iglesia y vea si puede donar algo de su tiempo, comida o ropa.
  • Done sangre. Es una forma sencilla y efectiva de ofrecer apoyo a quienes estén enfermos o pasando por tiempos difíciles.
  • Ofrezca su apoyo al personal médico que atiende a los enfermos. Muéstreles que aprecia su valentía mientras trabajan al frente de la pandemia.

Estas son sólo unas cuantas ideas, y hay muchas otras maneras en las que puede ayudar. ¡Compártanos sus ideas y quizás aparezcan en una actualización de este artículo!